Saltear al contenido principal

Puede tener el color que quiera siempre que sea naranja

¿Cómo pueden los productores reducir las pérdidas poscosecha con las zanahorias?

Si bien la tendencia del precio de las zanahorias varía mucho en todo el mundo, el foco siempre es el mismo: ¿cómo maximizar la cantidad de cultivo que permanece en un estado para ser vendido? Un aspecto clave es evitar el blanqueamiento de las zanahorias que indica la presencia de deshidratación y resulta en un valor inferior.

En nuestro país de origen, Nueva Zelanda, entre febrero de 2016 y febrero de 2017, las zanahorias mostraron un salto masivo del 51 % en su precio. Recientemente, los medios de India han informado que, en algunas ciudades, hubo una duplicación en el precio de las zanahorias durante 2017. Compare estos informes con los de Rusia en los que el precio de las zanahorias en 2016 ha sido el más bajo de los últimos cinco años y con los de Alemania en los que se sugiere que, mientras el precio de las zanahorias orgánicas se mantuvo firme en 2017, el valor del producto convencional está cayendo.

Condiciones climáticas, ciclos de cosecha, cambios de regulación, reglas de importación, tendencias de consumo, competitividad del mercado: la lista de factores que afecta el precio de las zanahorias es infinita. Los productores se centran en lo que ellos pueden controlar: una cosecha y un procesamiento eficaces de su producción.

En el caso de las zanahorias, un componente clave es el color. Un naranja brillante es la clave para poder vender. Curiosamente, en su origen, las zanahorias no eran predominantemente naranjas. En su estado natural, eran más bien amarillas, blancas, rojas o púrpuras. El cambio de color comenzó cuando los grajeros holandeses comenzaron, en el siglo 17, a cruzar las variedades de zanahorias para obtener un producto naranja como tributo a su líder Guillermo de Orange.

La «zanahoria holandesa larga y naranja» fue tan popular que, finalmente, se convirtió en el estándar global a tal punto que, parafraseando a Henry Ford, «se puede tener una zanahoria de cualquier color siempre que sea naranja». Lo que es un problema para los productores es el color plateado. En estos casos, la deshidratación genera una capa blanca o un efecto «plateado» que, si bien no afecta el consumo seguro del vegetal, sí afecta la posibilidad de venderlo. ¿Qué pueden hacer los productores para reducir este efecto que destruye el valor de sus zanahorias?

Después de haberles proporcionado a los productores de zanahorias de todo el mundo cepilladoras, lavadoras, eliminadores de desechos, clasificadoras y soluciones para la línea completa de procesamiento, hemos visto qué tipo de acciones tienden a minimizar el blanqueamiento u otros problemas de calidad con las zanahorias. No se trata de una sola acción que pueda llevar adelante un productor para tratar el blanqueamiento. Más bien se trata de considerar la manipulación de las zanahorias desde etapas claves (cosecha, almacenamiento antes del procesamiento, procesamiento y almacenamiento después del procesamiento). Los productores pueden implementar iniciativas en cada etapa que ayudarán a reducir los riesgos de blanqueamiento y entregarán un producto más fresco y atractivo listo para la venta.

Peter Knotts, directivo de entregas de proyectos grupales de Wyma Solutions, ha compilado las mejores prácticas relacionadas con la manipulación de las zanahorias en una guía llamada «¿Cómo aprovechar al máximo sus zanahorias: ideas para productores acerca de cómo mejorar la calidad de las zanahorias desde la cosecha hasta el procesamiento». Incluye 9 claves para mejorar la calidad de las zanahorias.

Descargue la guía aquí.

Volver arriba